Codeudor y fiador: qué son, sus diferencias y por qué son necesarios

Codeudor y fiador: qué son, sus diferencias y por qué son necesarios

Las figuras del codeudor y fiador son comunes en muchas transacciones de arriendo. Así como también en solicitudes de créditos o préstamos de capital.

Aunque algunos suelen tomar ese rol bastante a la ligera, llegando a considerarlo un simple favor. Servir de codeudor o fiador requiere de un compromiso sólido con la otra parte. Además de la garantía de que será capaz de cumplir con sus obligaciones.

Al arrendar una casa por inmobiliaria o cuenta propia, se incluye la presentación de uno o más codeudores o fiadores. Por lo general, como respaldo al compromiso de pago que adquiere el inquilino.

Si te han pedido, “el gran favor de ser fiador o codeudor”, te recomiendo que leas con detenimiento este post. Entérate de cuáles son tus responsabilidades y luego decide si estás dispuesto a ello.

¿Qué es un codeudor?

codeudor y fiador

Un codeudor también es conocido con el término deudor solidario. Lo que significa que estás dispuesto a asumir la responsabilidad de la deuda contraída por otra persona.

En palabras más simples, si el deudor principal no cumple con su pago, pueden exigirte a ti que cumplas por él. Pues, te has presentado voluntariamente como su codeudor y eres un titular de la deuda adquirida y los conceptos relacionados con la misma.

Así, en los casos de codeudores para contratos de arriendo, incluye pagos de canon, moras, facturas de servicios, gastos administrativos de cobranza y otros.

Para un codeudor, la negativa o retraso de pago incide directamente sobre su récord financiero. Por lo cual puede ser incluido junto al deudor, como moroso en las centrales de riesgo tal como se indica en la Ley 1266 de 2008.

¿Y un fiador?

En caso de ser requerido como fiador, serás considerado un garante de la deuda adquirida. Sin embargo, solo podrán exigirte cumplir con el pago una vez se hayan agotado todas las instancias para cobrar directamente al deudor.

Así, la deuda recaerá sobre el fiador solo si el deudor principal es declarado insolvente. Pudiendo entonces ser reportado en las centrales de riesgo, si no se recibe el pago.

En todo caso, dicha responsabilidad de pago podrá ser parcial o total. Según se establezca de forma expresa en el contrato.

¿Cuáles son sus principales diferencias?

Aunque de forma equivocada se refieren al codeudor y fiador de manera indistinta. A nivel jurídico y administrativo existe una notable diferencia.

Mientras que el codeudor es responsable de la deuda desde el mismo momento de asumir el compromiso. El fiador solo es requerido una vez que el deudor principal no sea capaz de responder.

Por otro lado, tomando en consideración el beneficio de división y exclusión que ampara al fiador. El monto adeudado se divide en partes iguales entre la cantidad de fiadores que existan en el contrato.

Por el contrario, el codeudor tendrá la obligación de responder por la totalidad de las deudas y obligaciones adquiridas por el inquilino en mora.

¿Por qué se requieren para arrendar?

arrendar con fiador

Si vas a celebrar un contrato formal, seguramente necesitarás el respaldo de un codeudor y fiador. En ocasiones suelen pedir más de uno, principalmente para poder dividir la deuda en caso de no cumplir con el pago.

Al arrendar tu inmueble por cuenta propia en Colombia, incluye este requisito en tus condiciones de contrato. Ya que, al usar los servicios de una inmobiliaria, seguramente lo incluirán dentro de los documentos necesarios para arrendar.

Solicitar codeudor y fiador, es más que un trámite administrativo. Estás incluyendo una garantía de responsabilidad ante cualquier demora o ausencia de pago de tu inquilino.

¿Cómo se cobra la deuda?

deuda codeudor y fiador

Si tu inquilino no ha cumplido con el pago, tú como arrendatario estás en el deber de notificarle los detalles de su deuda, el monto, concepto y todos los conceptos correspondientes.

Cuando se arrienda por inmobiliaria, el departamento de cobranza y asuntos legales será el encargado de asumir todo el trámite.

Posteriormente, y en caso de no recibir una respuesta satisfactoria o en su defecto el dinero puedes solicitar el desalojo. Haciendo valer las cláusulas del contrato, no sin antes presentar la solicitud de pago en instancias legales.

Si figura un codeudor de este inquilino en el contrato, igualmente se le puede exigir el pago, incluso antes de recurrir a la ley.

En el caso de que figurase uno o más fiadores, la deuda se podrá cobrar a estos en partes iguales. Pero, una vez que haya sido imposible hacerlo a través del deudor principal, que sus bienes no fueran suficientes o sea declarado insolvente.

El codeudor y fiador que paguen en lugar de un deudor principal, están en su derecho de exigirle a este la devolución del dinero. Además de los intereses y otros gastos que se produzcan durante la tramitación.

Diferencias entre codeudor, fiador y avalista

Otro término común en los contratos de arriendo es el de avalista. ¿Sabes cuál es su relación con el codeudor y el fiador?

Muchas de sus funciones son similares e incluso, puede considerarse que es lo mismo avalista que fiador. Sin embargo, algunas consideraciones de este destacan dentro del compromiso de pago.

Pues, el avalista también sirve de garante pero tiene la libertad de señalar el porcentaje de la deuda sobre la cual se hará responsable. Haciendo las correspondientes indicaciones al momento de redactar el acuerdo.

En caso de no existir ninguna condición, será considerado un fiador común. Recayendo sobre él las responsabilidades relacionadas con su rol.

Del mismo modo, cuando el avalista indicara que sustentará el 100% de las obligaciones, se convierte automáticamente en un codeudor.

Dónde encontrar apartamentos en arriendo sin fiador

Los trámites administrativos no tienen muchos fanáticos. Por tal razón un alto número de inquilinos desean encontrar apartamentos en arriendo sin fiador.

Lo cual es una solución conveniente si buscas arrendar rápidamente. Teniendo que recurrir a otras estrategias para dar garantías al arrendador de la propiedad.

Arrendar por cuenta propia

Si decides hacer todos los arreglos para arrendar por cuenta propia, esto también incluye el estudio del inquilino. Estudiar su capacidad de pago, estabilidad financiera y referencias anteriores.

La opción de no solicitar fiador te obliga, hasta cierto punto, a pedir otro tipo de garantías como depósitos y cuotas adelantadas.

Seguro de arriendo

Esta práctica se ha recomendado, tanto si arriendas por inmobiliaria o de forma particular. Se trata de una póliza que garantiza el respaldo en caso de incumplimiento del pago.

Es una inversión que debes realizar con cada contrato, por lo cual puedes acordar con el inquilino para dividir los gastos de esta póliza.

Arrendar con VICO

Encuentra VICO

La plataforma digital de VICO, no solo pone a disposición de los inquilinos una amplia variedad de opciones de arriendo. Haciendo posible que arriendes un inmueble en los principales barrios de Bogotá, Cali o Medellín, incluso sin tener un fiador.

También brinda a los anfitriones, herramientas interesantes como: pasarela de pago, verificación de inquilinos y cuota de depósito. De este modo, gozas de garantías suficientes para arrendar sin fiador.

Ser un anfitrión VICO te da la posibilidad de ganar dinero con tu propiedad y gestionar tu arriendo desde el extranjero. Estableciendo las condiciones que más te convengan y por el tiempo que desees.

Conclusiones

Convertirte en un deudor solidario es una enorme responsabilidad. Por lo cual los términos avalista, codeudor y fiador son más que roles administrativos. Sobre todo, si las cosas no resultan bien con el deudor principal.

La diferencia fundamental radica en el momento que ambos se vuelven responsables de lo adeudado. Mientras que el codeudor tiene responsabilidad inmediata, para el fiador será solo si resultase imposible cobrar al deudor principal.

En todo caso, si buscas una persona que sirva como fiador para tu contrato de arriendo, también debes tener cuidado. Pues, su solvencia e historial financiero será determinante para la aprobación de tu solicitud.

Afortunadamente, hay grandes opciones de arrendar sin fiador. Solo debes estudiar la rentabilidad de las ofertas, establecer normas claras en el contrato y procurar una comunicación franca entre inquilino y anfitrión.

Cuéntanos cuál ha sido tu experiencia como codeudor y fiador. ¿Cómo te ha ido con estas situaciones? Anímate y comparte tus preferencias, comentarios o dudas con nosotros.

Comparte esta publicación

Deja un comentario